Reportajes /  losmanyas /  16 Diciembre 2019

Más de 40 años en la cárcel por un delito que no cometió. Otis, un profesor de artes marciales afroamericano, fue acusado y declarado culpable de disparar a un agente de policía en 1975. La descripción del sospechoso, apenas basada en que llevaba una chaqueta marrón, le llevó a pasar la mayor parte de su vida entre rejas. Para sumar el insulto al agravio, Otis cree que conoció en la cárcel al verdadero autor del crimen. ¿Cómo se reincorpora a la sociedad alguien apartado durante décadas de ella?

@RTenEspañol

Related Videos