Virales /  Lino /  21 Marzo 2019

El enólogo australiano Tim Whitrow estaba controlando su viñedo cerca de la ciudad de Adelaida (Australia) y dejó su auto con el aire acondicionado encendido y una puerta abierta para que su perro no sufriera calor mientras lo esperaba. Cuando volvió, se encontró con una sorpresa: un koala se había subido al asiento trasero y no quiso bajarse pese a los intentos del hombre por echarlo.

Related Videos