Reportajes /  losmanyas /  18 Septiembre 2019

A su avanzada edad, y habiendo perdido a sus seres queridos, Liubov rezuma ganas de vivir y libertad. Los reporteros se acercan a menudo a visitarla, atraídos por su peculiar vida cotidiana y su costumbre de patinar sobre hielo en el lago Baikal, ese mismo que le arrebató a su hermano. No hay que insistirle mucho para que se ponga a cantar o a hablar de su vida, y basta observarla con sus terneros o encendiendo la chimenea, para despertar en el visitante un sentimiento de ternura y curiosidad.

RT en Español

Related Videos