Reportajes /  losmanyas /  19 Septiembre 2019

En el barrio de Korogocho, en Nairobi, capital de Kenia, la población femenina no solo tiene que lidiar con la extrema pobreza o el SIDA. Diversas supersticiones han hecho que las violaciones, especialmente las de ancianas y mujeres mayores, se multipliquen. Pero ellas no se resignan: han creado un grupo para defenderse por sí mismas y no van a dejar que las agresiones se repitan. Están aprendiendo a luchar y nunca más serán presas fáciles para los violadores. Van a gritar: “¡No!”.

RT en Español

Related Videos